How to motivate my child to clean up after themselves and their own room | GIGI TOYS

El tiovivo de ordenar puede ser la parte menos favorita de la vida cotidiana general para muchas mamás y papás. Y quién puede culparlos. Puede volverse tedioso..

Los padres tienen que recoger los desechos de sus hijos casi 1.500 veces al año, según un nuevo estudio. 92 de los padres en el mismo estudio describen a sus hijos como desordenados y desorganizados.

¿Te suena familiar??

Seamos honestos: los niños hacen un lío. Posiblemente la subestimación del milenio. Sin embargo, no hay que rehuirlo. Nos encantan, pero pueden crear una carnicería total con un tiempo mínimo y muchos juguetes y accesorios. Los niños pueden acumular más desorden que un festival de música de verano en el campo.

El desorden puede ser estresante para los padres y cuidadores, ya que puede obstaculizar sus planes para el día y simplemente frustrarlo porque anhela un poco más de ley y orden en el día y en su casa. Y además, los niños generalmente te hacen pasar un mal rato cuando se trata de ordenar por sí mismos.

¿Cómo puede beneficiar a un niño ordenar??

El desorden no siempre tiene que verse de manera negativa, puede representar una mente muy imaginativa y creativa de los niños. La forma en que juega un niño puede darnos una idea de su personalidad; también se puede utilizar como forma de expresión y comunicación. Sin embargo, llega un punto en el que se requiere un poco de disciplina para mantener a los niños dentro de los límites del comportamiento, y es posible que se requiera que se controle y se ponga orden en un desorden inaceptable.r. También puede ayudar a establecer o restablecer una comunicación sólida entre padres e hijos.

 

Los padres tienen que recoger los desechos de sus hijos casi 1.500 veces al año, según un nuevo estudio. 

Entonces, ¿cómo podemos motivar a nuestros hijos a que arreglen después de ellos mismos?

Mmm. Bueno, esto no es fcil. Pero tampoco es demasiado complejo. Con un poco de creatividad, buena comunicación y, sobre todo, paciencia, puede lograr que los niños limpien su habitación al nivel de una suite presidencial de un hotelok de 5 estrellas, no del todo. Puede que haya demasiadas piezas de Lego perdidas para llegar tan lejos. Pero se puede lograr una sala limpia de forma regular con la actitud correcta.e.

1. Considere su edad.

Para los más pequeños hasta la edad preescolar, use palabras claras y oraciones simples para ver dónde se encuentra su etapa de comprensión. Sea específico en sus solicitudes. Evite ladrarles y gritarles. Esto pronto se vuelve frustrante para usted y apesta a negatividad desde el punto de vista del niño. Esperar que los más pequeños limpien su desorden con instrucciones simples puede no ser suficiente para algunos, tal vez ponerse a su nivel ofreciéndoles una mano amiga. Esto les mostrará el camino desde un modelo a seguir como usted. Aumentará el vínculo entre ustedes dos..

Para los niños mayores, escriba una lista de cómo le gustaría que la habitación estuviera ordenada, o mejor aún, déles algo de control diciéndoles que escriban qué juguetes han ordenado y dónde los han puesto. Nuevamente, trate de evitar frases como, ¡Limpia tu habitación! Esto no es demasiado útil y puede convertirse en un argumento en toda regla. Simplemente bríndeles una pequeña dirección para recordarles dónde van las cosas y la importancia de mantenerse al tanto del desorden que crean. RECUERDA, MESS ESTÁ BIEN. OK.

2. Ofrezca tareas apropiadas para su edad.

¿Quién dijo que las tareas del hogar deben ser tediosas? Pueden ser divertidas si cree que esto aumentaría su motivación. Para los más pequeños, quizás déles una tarea sencilla para el día. Tal vez para guardar sus ositos de peluche favoritos en un área específica. Para los mayores, los más tercos, déles una lista de requisitos de limpieza. Haga que los marquen una vez que estén completos. Confíe en ellos para completar las tareas, y si no lo hacen, no serán recompensados.

Lo que conduce muy bien a mi siguiente punto.

3. Ofrezca incentivos pero castigue el incumplimiento.

El comportamiento funciona en ambos sentidos y es vital que podamos ser coherentes cuando se trata del desarrollo del comportamiento de un niño. Si un niño ha ordenado su habitación o área de destrucción, ofrézcale una recompensa, tal vez un tiempo frente a la pantalla o similar. El soborno de comida es fácil de ofrecer y todos somos culpables de ello en ocasiones, pero ofrecer comida o restringir la comida debido a un comportamiento positivo o negativo no es lo ideal. Sin embargo, es importante sancionar el incumplimiento. Quita tu juguete favorito. Ten una charla firme con ellos y anímalos que en la vida a veces debemos hacer cosas que no nos gustan.o.

4. Convierta la limpieza en un juego.

Haga que ordenar sea divertido. Tenga un cronómetro listo y conviértalo en una carrera para ver quién puede limpiar más rápido. Cree algo de competitividad entre hermanos replicando esta idea entre ellos. Tal vez use cronómetros de huevo para darles una idea del tiempo. Sea creativo, déles el control para poder ordenar sus juegos de mesa en forma de Torre Jenga. Divide la habitación en cestas. Permítales elegir qué juguetes van en qué canasta. Los niños prosperan con el control.

Además, solo un recordatorio para no pasar un mal rato si constantemente tropieza con los crayones y resbala con el papel de seda, esto está bien. Una habitación desordenada no es el fin del mundo. Poner en orden es solo una forma sencilla de introducir un poco de disciplina y la capacidad de seguir instrucciones en la construcción del mundo real de preescolar, secundaria o donde sea que se encuentren.be.

Por encima de todo, trate de ser paciente, más fácil decirlo que hacerlo, lo sé.

¡Buena suerte!